¿Aplica la Ley de Hogar Seguro en los casos de quiebra?

Con el propósito de proteger y preservar el hogar familiar de los ciudadanos de Puerto Rico, el 13 de septiembre de 2011 nuestra Legislatura aprobó la ley conocida como Ley del Derecho a la Protección del Hogar Principal y el Hogar Familiar (Ley de Hogar Seguro).

Mediante dicha ley se estableció el derecho de los individuos y jefes de familia residentes de Puerto Rico a tener un hogar seguro contra riesgo de ejecución de acreedores. A través de la ley se pautaron los mecanismos y las reglas para que las personas puedan proteger de los acreedores una propiedad que constituya su residencia, no importa el valor monetario que tenga la misma.

La Ley establece mecanismos sencillos para que los consumidores puedan proteger su hogar de las gestiones de embargo, sentencia y ejecución que realizan los acreedores para el cobro de deudas y obligaciones. El mecanismo más sencillo, eficiente y seguro que dispone la Ley para proteger el hogar de los acreedores es la firma de un acta ante Notario que identifique y designe la propiedad que constituye el hogar familiar, que se presentará en el Registro de la Propiedad correspondiente.

Sin embargo, el Artículo 4 de la Ley enumera cinco circunstancias en las que el derecho a hogar seguro se entiende renunciado y no aplica. Según expresa la ley, una de ellas es “en los casos donde aplique el Código de Quiebras Federal, en cuyo caso aplicarán las disposiciones de dicho Código”. Debido a la forma en que está redactada, esta circunstancia de renuncia a la ley está siendo objeto de disputa e interpretación en casos ante el Tribunal de Quiebras para el Distrito de Puerto Rico.

En el caso de una Quiebra, la Ley de Hogar Seguro se utilizaría con el fin de reclamar exento de liquidación y cómputo el valor de la propiedad protegida. Por un lado, en el contexto de un caso de quiebras algunos consumidores han reclamado exento el valor de su residencia bajo la Ley de Hogar Seguro para evitar que sea vendida en un Capítulo 7 o para realizar pagos reducidos para los que si tienen capacidad de pagar en un Capítulo 13. De otro lado, algunos síndicos asignados en esos casos de quiebra han objetado la exención reclamada bajo la mecánica interpretación de renuncia o exclusión que lleva consigo la redacción de la Ley de Hogar Seguro como fue aprobada.

Recientemente, el Tribunal de Quiebras para el Distrito de Puerto Rico interpretó en un caso particular la Ley de Hogar Seguro y decidió que esta no aplica en procedimientos de quiebra porque, según el Artículo 4, la radicación de quiebra implica una renuncia a la Ley de Hogar Seguro.

A raíz de esa interpretación, el 24 de abril de 2012 se presentó en el Senado de Puerto Rico el Proyecto del Senado 2551 para aclarar que la Ley de Hogar Seguro sí aplica en los casos de quiebra. Dicho proyecto propone enmendar el Artículo 4 referente a las circunstancias en donde se entiende renunciado el derecho a Hogar Seguro y sugiere eliminar la circunstancia relacionada a los casos de quiebra como está actualmente redactada.

La propuesta enmienda indica que la renuncia de la protección al Hogar Seguro en casos de quiebra será en los casos en los que la persona que haya reclamado el derecho a hogar seguro previamente opte por reclamar las exenciones bajo el Código de Quiebras federal en vez de reclamar las exenciones bajo ley local, incluyendo la de hogar seguro.

El proyecto, por tanto, aclara que la persona que radique la petición de quiebra tiene la opción de reclamar exento el valor de su hogar bajo la Ley de Hogar Seguro utilizando exenciones bajo la ley local según permitido por el Código de Quiebras o utilizar las exenciones que brinda el propio Código.

La Exposición de Motivos de este proyecto manifiesta la protección que el Legislador quiso brindar bajo la Ley de Hogar Seguro al hogar o residencia principal de los ciudadanos. Al momento en que se escribe este artículo la aprobación por la Asamblea Legislativa y la firma por el Gobernador para que este Proyecto se convierta en Ley todavía está pendiente. Ciertamente, en tiempos difíciles como los que vivimos beneficiaría mucho al consumidor tener claro cómo opera la protección del Hogar Seguro que dispone la Ley en el contexto de una quiebra.

El uso del remedio que brinda una legislación no debería excluir a la otra. El Código de Quiebras propicia que las personas obtengan el alivio definitivo de las deudas y un comienzo fresco en términos económicos. La Ley de Hogar Seguro por su parte tiene el propósito de que los individuos protejan y no pierdan su hogar. Por tanto, las legislaciones deberían de poder combinase o complementarse. Después de todo, ambas leyes buscan aliviar al consumidor y protegerlo de las acciones de los acreedores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: