¿Está comprando una propiedad a una sucesión?

Por más preparados que nos sentimos para culminar el sueño de ser dueños de nuestro hogar, la adquisición de una vivienda, ya sea en un proyecto nuevo o una vivienda existente, puede ser complicada   sin la orientación adecuada. Este tipo de transacción tan común requiere además, la apropiada diligencia del comprador para acelerar el proceso.

“Una de las situaciones que  frecuentemente obstaculiza este  trámite son los inconvenientes asociados a la compra de propiedades heredadas, que son parte de una sucesión”, comenta Linda C. Colón, primera vicepresidenta de Producción de FirstMortgage. “Una sucesión es la transmisión de los bienes, derechos y obligaciones que constituye la herencia, los cuales son heredados a los sucesores desde el momento de la muerte de una persona”.

“Estos trámites   toman tiempo y pueden retrasar de tal forma el cierre de una transacción que logran afectar las ofertas   iniciales, incluyendo los términos y tasas de interés ofrecidas, y los gastos de cierre, entre otros”, continúa la ejecutiva. “Las dificultades en estos casos surgen por la falta de información y de la documentación necesaria para completar el acuerdo de compra-venta y, como resultado, la transacción financiera que lo hará posible.”

Para evitar esto, el comprador debe procurar tener los siguientes  documentos:

• un estudio de título, mediante el cual se podrá certificar que la propiedad pertenecía a la persona al momento de su fallecimiento, establecer la cabida y colindancias de la misma y determinar si existen gravámenes hipotecarios, sentencias, embargos o alguna otra obligación sobre ésta;

• el testamento del titular fallecido, conjuntamente con una certificación reciente emitida por el Registro de Poderes y Testamentos haciendo constar que dicho testamento no fue modificado ni revocado, además del certificado de defunción del propietario, o en su defecto la declaratoria de herederos que emite un tribunal y que identifica a las personas con capacidad para disponer de los bienes (la propiedad en venta);

• la certificación de exoneración de gravamen o  “relevo de hacienda”, indicando que no existen deudas contributivas, deudas con el CRIM y, que esta cuenta aparezca a nombre de la sucesión que venderá la propiedad.

Desde 2006, la Ley Orgánica de la Administración de Sustento de Menores (ASUME) requiere también una certificación de no deuda de toda persona fallecida que deje bienes sujetos a repartición. Además,  ningún tribunal podrá aprobar la disposición de una propiedad de una persona fallecida sin que se deduzca y se deposite en el tribunal cualquier monto de pensión adeudada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: