¿Qué es un Balloon Mortgage?

Todos hemos escuchado de una forma u otra el término “Balloon Mortgage”, pero ¿A qué se refieren nuestros asesores hipotecarios con Ballon Mortgage? y más aún, ¿Cómo impacta este producto nuestros estilos de vida a corto y largo plazo?

Éste es un un tema que a mediados de la primera década del 2000 tomó gran auge en PR. La construcción de propiedades con costo de sobre $300,000, tasas de interés relativamente altas para los préstamos a 30 años, e inversionistas que buscan acortar el tiempo de sus inversiones para minimizar su riesgo, son algunos de los motivos que impulso a los bancos hipotecarios a incursionar en un producto que garantizara pagos cómodos a los clientes, y a su vez le bridará la confianza a los inversionistas en relación al repago de su dinero.

Este tipo de producto ha brindado la oportunidad a familias puertorriqueñas de adquirir propiedades y conseguir financiamiento cuando en otras circunstancias esto no hubiese sido posible; en algunos casos para residencia principal y en otros como inversión.

Pero ¿qué sucede cuando termina el periodo regular del préstamo y la fecha de vencimiento se acerca? en estos casos, tanto nosotros como clientes hipotecarios y la institución financiera tenemos ciertos deberes y responsabilidades.

Entre estos podemos incluir el que los bancos que dan el servicio hipotecario envían comunicados informando de la proximidad del vencimiento y los pasos a seguir con relación a nuestro préstamo.

Como deudores hipotecarios tenemos varias alternativas, entre ellas: cancelar la deuda en su totalidad con nuestros propios fondos; el buscar un financiamiento para el remanente con otra institución financiera; y en algunos de los casos, de ser viable por el inversionista, el solicitar una modificación del préstamo existente.

Estas alternativas pudiesen verse afectadas por los eventos de la economía de los últimos años en que los precios de las propiedades han disminuido y las políticas de crédito de las instituciones financieras se han puesto más estrictas. Por tal razón como deudores hipotecarios, debemos mantener nuestro crédito intachable efectuando los pagos requeridos por el acreedor hipotecario por un periodo no menor de 18 meses antes del vencimiento de nuestro préstamo. Esto asegura que cualquier transacción que se proponga al momento de refinanciar el remanente del préstamo o “Balloon” sea acogido con buenos ojos por el banco o inversionista al que estemos solicitando un crédito.

Esto puede ser de gran beneficio, pero en algunos casos esto no será así ya que las tasas de interés que estaremos recibiendo por parte de las instituciones financieras serán las vigentes al momento de solicitar la transacción, usualmente para un préstamo fijo a 30 años; lo que contrasta con los precios y tasas de interés que nos otorgaron originalmente. Esto es así ya que en el préstamo original se establecieron los precios a razón de un préstamo de cinco o siete años. (A menor termino de años, menor riesgo para el banco y menores tasas de interés para el cliente).

Este proceso es muy regulado y requiere un sinnúmero de pasos por parte de las instituciones financieras, por lo que es de suma importancia que se comience el proceso con el tiempo suficiente para que no llegue la fecha de vencimiento de nuestro préstamo en medio de una transacción de refinanciamiento. Lo recomendable es comenzar cualquier transacción con no menos de 90 días de anticipación a la fecha de vencimiento de nuestro préstamo. Otra de las alternativas que están brindando los bancos hipotecarios es la “Modificación” de los términos originales del préstamo hipotecario.

Nuestro historial de pago será crucial para la toma de decisiones en las instituciones financieras. Tanto en la alternativa de refinanciamiento como en la modificación de préstamo debe haber una comunicación directa entre el banco hipotecario y el cliente para el poder completar cualquier transacción antes de la fecha de vencimiento del préstamo actual.

En caso de llegar el vencimiento del préstamo, los bancos hipotecarios pudiesen rechazar cualquier pago regular que reciban, enviando notas negativas a nuestro informe de crédito; y en casos extremos pudiesen referir nuestros préstamos al departamento de ejecuciones requiriendo el pago total de la deuda.

Recuerden cuidar su crédito y mantener comunicación directa con su banco. Siempre hay alternativas disponibles.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: